Pulgón verde

Myzus persicae.
Daños Directos:
Los pulgones prefieren para alimentarse los órganos de las plantas jóvenes, tiernos y en desarrollo. Cuando la presión de la savia elaborada es suficiente, los adultos y las ninfas la extraen de una forma pasiva y siempre en grandes cantidades para compensar su escasa riqueza en aminoácidos. Al absorber la savia de las plantas provoca debilitamiento generalizado, que se manifiesta en retraso en el crecimiento y amarilleamiento, lo que está en relación con la población de pulgones que soporte. Durante la alimentación inyecta saliva que contiene sustancias tóxicas que ocasiona en general deformaciones de hojas, como enrrollamiento y curvaturas.Se sitúan en los brotes tiernos y en el envés de las hojas, a las que deforman y pueden secar si el ataque es muy fuerte.
Daños Indirectos
La melaza segregada por esta plaga favorece el ataque del hongo que ocasiona la negrilla, que merma la capacidad fotosintética de la planta, así como la respiración de ésta, pudiendo además depreciar la calidad de la cosecha y dificultar la penetración de los fitosanitarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *