Patrones de almendro: pie franco vs pie híbrido

Tradicionalmente el cultivo del almendro se ha limitado a las zonas más secas y con los suelos más pobres, cultivo que era posible mediante el empleo patrones francos, de semilla. Iniciamente estos portainjertos provenían de almendra amarga, los cuales fueron sustituyendose por los de almendra dulce, por ser bastante más homogéneos. En España la variedad dulce empleada para patrón franco suele ser el almendro Garrigues, por tener un buen vigor y un sistema radicular de calidad, y de forma anecdótica, la variedad Atocha. En California la variedad más empleada para tal fin ha sido Texas.

En la década de los 70, los híbridos de melocotonero x almendro (Prunus persica x Prunus amygdalus) empezaron a ser conocidos en nuestro país, de manera que a día de hoy en la elección de un patrón de almendro se puede optar por el franco de semilla o por los híbridos, y dentro de estos últimos hay dos principales: el GF-677 y GxN-15 (Garnem).

La presencia de almendros injertados sobre diferentes pies de ciruelo es testimonial, empleándose este patrón en suelos encharcadizos donde otros se pudren. Si se dan esas condiciones de suelo, la recomendación es no plantar almendros.

Patrón franco

Como ventajas principales de este porta-injertos cabe señalar su alta resistencia a la clorosis férrica así como a la sequía, con una excelente afinidad con todas las variedades de almendro.

Su sistema radicular es potente, excava profundo, lo que además de hacerlo resistente a la sequía lo dota de un excelente anclaje al terreno , siendo muy difícil que se tumbe ningun ejemplar adulto a causa del viento.

Como puntos negativos indicar que requiere de una aireación y una permeabilidad del terreno total, dado que es muy sensible a asfixia radicluar y del cuello, y a la podredumbre de raices.

De emplearse este patrón en regadío, los suelos deberán tener una buena permeabildad y no se deberá mojar directamente el tronco de forma habitual.

Híbridos (GF-677 y GxN-15)

Su resistencia a la clorosis férrica es muy alta, aunque algo menos que el pie franco, no obstante soporta sin problemas hasta un 18% o más de caliza activa en suelos francos y arenosos, y un 13% en arcillosos.

GF-677: de origen francés (INRA, Burdeos), es sensible a nematodos agalladores (Meloidogyne). A finales de los 80, CSIC-Aula Dei en Zaragoza obtuvieron su propio híbrido a partir de variedades autóctonas, sería el ADAFUEL.

GxN-15 (Garnem): obtenido por el CITA de Aragón por el cruzamiento de almendro Garfí x melocotonero Nemared, posee características similares a GF-677 pero hereda la tolerancia a nematodos y la coloración púrpura de su progenitor Nemaguard. Por su tolerancia a dichos nematodos es el único recomendado en replantaciones.

Numerosas plantaciones de almendro continúan realizándose en secanos sin la posibilidad de implantar un sistema de riego, con precipitaciones de 250 mm, como en algunas comarcas murcianas, por ejemplo. En estas zonas, el pie franco es un patrón que muchos agricultores no han dejado de emplear pues les da una mayor confianza, ya que al cabo de unos años han visto caer la mayoría de los pies híbridos que plantaron, y perdurar los francos.

Comentarios cerrados.