Propiedades de la almendra

Previene enfermedades

Estudios realizados por innumerables expertos han demostrado que aquellas personas que comen las almendras de manera frecuente, es decir unas cinco veces por semana, tienen un cincuenta por ciento más de posibilidades de reducir el riesgo de padecer un infarto y otras enfermedades cardiovasculares. Las almendras fortalecen y protegen las paredes de las arterias frente a cualquier daño que se pueda presentar en ellas. También se recomiendan para reducir el riesgo de contraer cáncer.

Los huesos y los dientes

Por su alto contenido de fósforo, las almendras son un poderoso alimento para proteger y fortalecer los huesos y los dientes. Es muy importante que tengamos claro que debemos cuidar muy bien la salud de nuestros huesos y dientes, y tan sólo comiendo almendras unas cuantas veces por semana lo podemos lograr.

Ideales para bajar de peso

Las almendras contienen grasa, pero no perjudica para nada el metabolismo, por el contrario aquellas personas que las consumen con regularidad no son propensas a ganar peso y son más delgadas.

Son muy buenas para el cerebro

El consumo frecuente de almendras impulsa al cerebro a tener una mayor actividad, lo cual permite que se reduzca el riesgo de padecer enfermedades tan complicadas y degenerativas como el Alzheimer.
También le proporciona poderosos nutrientes al sistema nervioso, lográndose un alto nivel intelectual y un aumento en la longevidad.

árbol del almendro

Sus otros beneficios…

Las almendras y en general todos los frutos secos son alimentos de gran utilidad para nuestro organismo, los cuales otorgan muy abuenas cantidades de fibras, abundantes proteínas, minerales, vitaminas B y E, y además grasas saludables.

Las almendras son fabulosas para obtener energía de manera natural, para prevenir el riesgo de enfermedades de una manera muy fácil y sin tener que hacer ningún tipo de esfuerzo o sacrificio.
Con el consumo regular de las almendras podemos aumentar la función cerebral, de manera que este órgano se mantenga en total actividad, logrando de esta manera mantener las funciones normales en el punto máximo. De este modo se logra tener una edad adulta con mayor calidad de vida, disfrutando de las cosas lindas de la vida con mas lucidez y claridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *